Continúa denuncia de transportistas mexicanos por incumplimiento del TLCAN

M_noticias_TLCAN_denuncia_transporteLos camioneros mexicanos vuelven a plantarle cara al gobierno de Estados Unidos en el último combate de una larga batalla que ya dura 14 años.

Si primero fue el gobierno mexicano quien denunció a Washington en tribunales internacionales, ahora son las organizaciones de transporte de carga quienes le demandan una indemnización millonaria por no cumplir el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Los camioneros exigen el pago de US$3.800 millones, porque desde hace 14 años no se les ha permitido circular libremente por carreteras estadounidenses, como establece el acuerdo comercial.

En 2000, según el capítulo XX del acuerdo, debió abrirse totalmente la frontera a las unidades mexicanas, pero eso no ha ocurrido.

Desde entonces, Estados Unidos perdió un juicio de arbitraje internacional, en el cual quedó demostrado que incumplió el TLCAN.

Los empresarios de este país afirman que existe un trato discriminatorio, pues los transportistas de Canadá entran sin problemas a Estados Unidos.

“Es un asunto de dignidad nacional, no se vale que hagan con los mexicanos lo que quieran”, le dice a BBC Mundo Refugio Muñoz López, director de la Cámara Nacional de Autotransporte de Carga.

“Pedimos el mismo trato que a Canadá, no es posible que por el hecho de ser mexicanos se nos trate diferente”.

Los acuerdos

Hasta ahora sólo se ha permitido a algunas unidades circular por zonas restringidas de ese país, a través de un programa piloto para demostrar la seguridad de los camiones mexicanos.

Es un asunto de dignidad nacional, no se vale que hagan con los mexicanos lo que quieran

Refugio Muñoz López, Canacar

 

Son las unidades de tres empresas a quienes se les autorizó el paso, pero en México existen otras 130.000 con posibilidades de seguir sus pasos, señala Muñoz López.

Ante las restricciones, los transportistas mexicanos llevan la mercancía hasta la frontera norte, cruzan las aduanas e inmediatamente entregan la carga a choferes estadounidenses que la entregan en su destino final.

El procedimiento, que se aplica desde hace décadas, pretendió eliminarse con el TLCAN y de hecho así se estableció en el texto del documento.

El juicio

Ahora comienza un nuevo proceso de arbitraje internacional, con el objetivo de que se repare el daño a los transportistas mexicanos.

Frontera entre México y Estados Unidos
Transportistas mexicanos proponen una zona especial de comercio en la frontera.

Es la primera vez que los empresarios afectados demandan directamente al ejecutivo estadounidense, pues el anterior proceso fue encabezado por el gobierno mexicano.

En este nuevo episodio participan 3.922 empresas que en conjunto representan 305.000 vehículos de carga.

Ninguno de ellos puede circular libremente por las carreteras de Estados Unidos, a pesar de que muchos han comprobado cumplir con todas las normas de seguridad para transitar por ese país.

El virtual cierre de la frontera a las unidades de este país ha causado daños de más de US$35.000 millones en 14 años.

Se trata del dinero que pudieron ganar las empresas mexicanas si se les hubiera permitido competir en el mercado estadounidense, de acuerdo con un estudio realizado por un despacho independiente de Los Angeles, California, por petición de los afectados.

Los transportistas piden una cantidad menor, porque las reglas del TLCAN establecen que sólo puede reclamarse una indemnización por los daños causados tres años antes del momento en que se promueva la demanda.

El poder de los lobbys

¿Por qué no se ha cumplido el TLCAN en el tema del transporte de carga?

“Hay dos organizaciones en Estados Unidos que han sido muy vehementes en contra de la entrada del transporte mexicano”, le dice a BBC Mundo Roberto Keoseyan Arakelian, uno de los abogados de los transportistas.

Se trata de la Hermandad Internacional de Camioneros, conocida como “Los Teamsters”, y la organización ecologista Sierra Club.

No son las únicas pero sí las más importantes, explica Keoseyan Arakelian. Y cuentan con mucha influencia en los círculos políticos de Estados Unidos, especialmente en el Congreso.

“Tienen un esfuerzo de cabildeo en Washington muy fuerte, dan apoyo político y económico. Su fuerza es tal que han logrado que el Tratado no se cumpla”, explica.

Protesta en Oklahoma contra la entrada de camiones mexicanos a Estados Unidos. Foto: Getty
Organizaciones estadounidenses se oponen al ingreso de camiones mexicanos.

Los Teamsters, por ejemplo, han promovido juicios en tribunales federales para impedir que el Congreso estadounidense asigne fondos para extender programas de revisión de camiones mexicanos en la frontera, de tal manera que se agilice su cruce.

Por su lado, Sierra Club argumenta en medios y juzgados que los vehículos mexicanos contaminan, son viejos, se manejan de forma inadecuada y sus conductores no hablan inglés.

“Han tenido revés tras revés”, explica el abogado. “El TLCAN ha sido ratificado por los congresos de las dos naciones, eso lo vuelve ley suprema y no puede haber ninguna decisión judicial que anule una ley de ese nivel”.

Pierden legalmente. Pero a nivel político han ganado todo.

Negociaciones

El proceso de arbitraje internacional apenas inicia. El Departamento de Estado ya recibió la notificación del juicio y expresó a los camioneros mexicanos su disposición para dialogar.

En este momento ha iniciado el llamado período de prearbitraje, que dura seis meses, en el que se realizan discusiones y análisis entre las partes involucradas.

Al cumplirse el plazo inicia oficialmente el proceso, cuyo primer paso es elegir a los árbitros y se determina además el tiempo que duraría el juicio.

Pero en todo momento está abierta la posibilidad de negociar, señala el abogado Keoseyan Arakelian. Una alternativa que los transportistas mexicanos ven muy viable, añade Refugio Muñoz.

¿Cuál puede ser esta salida? Primero que se reconozca el daño a los empresarios y se les indemnice, explica. Y luego que se establezca en la frontera de ambos países una zona de transferencia de carga con un determinado número de kilómetros cuadrados dentro de cada país.

Sólo se inspeccionaría la carga destinada a sitios más allá de esta zona. “Que opere como los puertos marítimos donde los barcos no son revisados, sólo los contenedores”.

Es sólo una propuesta, que según la experiencia del litigio anterior, puede tardar varios años en saber si es o no aceptada. Fuente BBC.

logobnce90x60.png

www.barradecomercio.org.mx

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *